El Internet es un nuevo horizonte fascinante, donde existen infinidad de opciones para el entretenimiento digital. Muchos lo catalogan como una ventana hacia otro mundo, en el que todo es posible con ayuda de sofisticados artilugios tecnológicos.

Su llegada a nuevas vidas se suscito como parte de esa imperante globalización, que nos invade a pasos agigantado, la cuál ha transformado radicalmente a la sociedad para dar lugar a una nueva era con mayores libertades e interacción entre los seres humanos.

Muchos tabúes se han roto como consecuencia de esta invasión tecnológica, formando ciudadanos conscientes de lo que sucede a su alrededor, así como del impacto de la grandes decisiones en su desarrollo socio-económico individual.

No caben dudas de las maravillas quedan dudas de las maravillas posibles con Internet, pero así como esta herramienta ha contribuido a simplificar muchas actividades de la cotidianidad, también ha generado un “dolor de cabeza” a diversos campos profesionales e industrias, quienes han debido acoplarse a la digitalización para no desaparecer.

Una de las industrias que ha concebido al ciberespacio como una arma de doble filo es la musical, debido a que por un lado es menester en la difusión y promoción de nuevos artistas como también contenidos, llegando hasta los lugares más recónditos e inhóspitos de la geografía internacional, donde el acceso a la televisión por suscripción es casi nulo por temas socio-culturales o económicos.

Por otra parte, también ha impactado negativamente como consecuencia de la piratería, una practica muy constante en este medio por su basto y poco regulado acceso, lo cuál ocasiona que seres inescrupulosos hagan de las suyas sin castigo alguno en muchos casos.

Hasta hace 15 años, las disqueras y productoras musicales hacían uso de los medios tradicionales para dar a conocer sus nuevas creaciones e incluso, llegaron a promover la creación de canales de televisión con programación musical durante las 24 horas del día, considerándose como una idea completamente novedosa, debido a que les permitiría introducirse en todo tipo de mercado sin reservas, conquistando al sector adolescente y joven-adulto de la población.

Todo fue marchando de mil maravillas pero la llegada de las redes sociales como medios de comunicación, fue esa “gota de agua que alborotó la sartén de aceite” y no es para menos, porque dio un giro radical de 360 grados a las relaciones interpersonales, así como los procesos comunicacionales en general.

Los correos en físico han quedado en el olvido durante estos últimos años, pero los discos de música también están en peligro de extinción como consecuencia de esta galopante digitalización, la cuál amenaza con dejar a millones de personas en todo el mundo sin empleo.

Casi nadie esta dispuesto a ir a una tienda a comprar un álbum de 100$, cuando fácilmente puede tenerlo en casa con una simple descarga gratuita al ordenador, sin considerar que esta comodidad es la desgracia para muchos otros.

El Internet es una herramienta de gran utilidad para los seres humanos, pero su basto acceso sin reservas ni restricciones ha contribuido a posicionarse como el puerto de enclave para muchas actividades ilegales de gran nocividad socio-económica. No es el hecho de estar pegado al facebook o twitter durante 14 horas al día para conocer las últimas tendencias o acciones de tus personajes públicos, sino que esta hambre de información esta haciendo muchísimo daño a la sociedad.

Todos quieren ver el capitulo de estreno de su serie favorita o escuchar el último sencillo del cantante de moda, pero se suscita un problema de gravedad y es que nadie quiere pagar por ello, lo cuál ha sido el motivo para el auge de miles de plataformas para descargar estos contenidos de forma fácil y segura.

Como usuarios, siempre vemos como un “plus” de ventaja esos servicios gratuitos, pero debemos ser cautelosos en toda regla porque “lo barato sale caro” y no siempre todo lo que brilla es oro.

Youtube es la red social multimedia más utilizada en el mundo para ver videos musicales, los cuáles disfrutamos en el ordenador durante nuestra estancia en casa o en el móvil, cuando estamos dedicados a las actividades cotidianas.

Este web ha desplazado a los mencionados canales de televisión de música y entretenimiento, los cuáles han hecho uso exhaustivo de este medio de comunicación para dar la batalla en esta guerra sin cuarteles por obtener el control de las audiencias.

¿Quién no ha escuchado las recopilaciones de su artista favorito por Youtube? Casi todos los lectores de este ciberespacio responderán afirmativamente a esta premisa, existiendo algunos osados quienes se han atrevido a descargar tales contenidos sin autorización o permiso alguno, incurriendo en una violación de los derechos de autor.

Esta practica es considerada como hurto informático, lo cuál en algunas países desarrollados con rigurosas legislaciones en este ámbito, puede conllevar a penas de cárcel de hasta 5 años, así como multas por cientos de miles de dólares.

Y es que la cosa no queda aquí, porque descargar música de youtube a través de plataformas de dudosa procedencia es el inicio para la llegada de millones de virus cibernéticos que pueden extraer tus datos e información más confidencial, así como también destruir tu disco duro sin compasión.

Sin embargo, tampoco todo es tan malo o tenebroso como se ha pensado hasta ahora y es que viéndolo desde la perspectiva de un usuario clase media con estudios universitarios a cuestas sin un ingreso fijo, disponer de dinero para escuchar música es un lujo inalcanzable.

Los convertidores Youtube a Mp3 han llegado como esa solución cómoda y practica para disponer de música en tu móvil u ordenador, pudiendo escucharla cuando prefieras.

Estas plataformas son bastante eficientes y útiles, brindándole a los cibernautas un sistema fácil de manejar sin tantos rodeos. Lo único que deberás hacer para bajarte ese sencillo de moda tan grabado en tu cabeza como himno nacional, es introducir el link del video de youtube en la barra para convertir y presionarle el icono de esta acción.

Después tendrás que dar click al botón secundario en GUARDAR CONTENIDO DEL ENLANCE COMO y de allí, te saldrá un cuadro para que escojas esa carpeta adecuada para mantener tus archivos.

Algunos otros suelen ser más prácticos aún, debido a que disponen de un icono como DESCARGAR O DESCARGUE AQUÍ, el cuál solo se debe presionar para comenzar de manera instantánea la descarga de música.

De esta forma, podrás disponer de música de alta calidad sin necesidad de desembolsar dinero en suscripciones a aplicaciones de pago. No quedan dudas del imponente universo de posibilidades que podemos alcanzar con el Internet, brindándole a la población esa sensación de satisfacción por tener todo al alcance de la mano.

Nada es malo o dañino según el uso que se le brinde, destacando el caso de Internet como una herramienta digital al servicio del hombre y sus necesidades.

Obtener contenidos e información de Internet no es malo pero extraerlo de mala manera perjudicando a otros, es una bestialidad sin perdón. Por lo tanto, es menester que cada uno de nosotros como ciudadanos e individuos, considere que es lo más justo e idóneo en estos casos porque si la comodidad y libertad de unos, va significar la desgracia de muchos otros, allí hay algo que se esta haciendo mal y que requiere considerar.

El convertidor Youtube a Mp3 es una plataforma muy querida por todos los usuarios que somos fanáticos de la buena música, permitiéndonos disfrutar de esas canciones que nos hacen sentir nuevas experiencias y trasladan emocionalmente a otro dimensión. Bajarlas en 3 o 4 minutos de manera gratuita, sin necesidad de instalar software o programas adicionales, le hacen aún más apetecibles e incita a su constante utilidad.

No obstante, es necesario reflexionar sobre lo que realmente es importante para nosotros como sociedad, porque si disponer del último sencillo de tu cantante favorito en el móvil es sinónimo de pobreza y quiebra para todo el personal humano de la industria discográfico, no vale la pena ese “beneficio gratis”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *